Educación Inclusiva

Antecedentes

Guatemala tiene unos de los peores indicadores educativos de América Latina, 36% de la PEA no posee ningún grado de escolaridad, el 25% posee entre 1 y 3 años de escolaridad primaria y la calidad educativa se refleja no solo en la calidad docente, sino también en los insumos que se requieren para un adecuado proceso de enseñanza-aprendizaje y la dotación de materiales educativos, libros de texto entre otros es casi nula (UNICEF).  El 50% de la población con discapacidad es analfabeta con peor porcentaje para las mujeres (INE 2006) y según la Encuesta Nacional de Discapacidad (2005) solo el 14 % de los niños con discapacidad acuden a un centro educativo.

 

Desde el 2008 se ha venido desarrollando Diplomado para Docentes en servicio pagados por el MINEDUC  y Catedráticos de escuelas normales, personal de centros de atención para personas con discapacidad de los departamentos de Quiché, Chimaltenango, Escuintla y Huehuetenango, los créditos de dichos diplomados son avalados por el Ministerio de Educación, MINEDUC. También se han realizado charlas con estudiantes de magisterio, becas universitarias para trabajadores de las organizaciones socias, becas estudiantiles en primaria, básico y diversificado, apertura de 2 aulas para atención de estudiantes sordos, talleres con maestros, autoridades, líderes comunitarios y padres de familia, foro con candidatos a alcaldes y diputados.

 

La implementación de las actividades descritas ha provocado que el MINEDUC apoye y se responsabilice un poco más del proceso de inclusión educativa asignando a maestros egresados del diplomado a escuelas de educación especial y aulas recurso. Algunas municipalidades también se han involucrado asignando plazas para éste proceso, en algunos municipios.

 

La niñez con discapacidad y sus familias se han beneficiado por la forma en que padres, maestros, autoridades y otras organizaciones, se interesan por brindar oportunidades de estudio para ellos conforme a las necesidades particulares de cada caso.

Contexto

La población con discapacidad es el segmento de mayor vulnerabilidad en la sociedad, los niños en el departamento de Sololá pertenecen a la etnia indígena, minorías menos favorecidas y por lo mismo excluidas de la educación.

 

Los minifundios son comunes en los municipios del departamento, los propietarios de estas pequeñas parcelas –cuando las tienen- las utilizan para cultivos de consumo mediante prácticas rudimentarias que no garantizan un rendimiento apropiado, por lo que los habitantes deben trabajar como asalariados en el campo con terratenientes locales que nos les remuneran justa y adecuadamente.

 

La pobreza agudiza la situación de discapacidad sin que las autoridades gubernamentales -obligadas por mandato legal a velar por la satisfacción de las necesidades elementales de la familia guatemalteca- impulsen políticas de desarrollo incluyentes máxime cuando se considera el grado de vulnerabilidad en que viven éstas familias.

 

La educación no es prioridad para las familias quienes deben aprovechar sus ingresos limitados para satisfacer necesidades elementales como alimentación, vivienda y cuando existe en la familia algún miembro con discapacidad, los recursos se hacen insuficientes para la atención oportuna y adecuada.

 

Las escuelas de educación especial que funcionan en el departamento carecen de condiciones propias para la atención de los niños con discapacidad, no poseen edificio propio, no cuentan con recursos didácticos adecuados y se carece de personal calificado, aún los docentes no tienen asegurada su estabilidad laboral el caso de San Lucas Tolimán evidencia ésta realidad.

 

Las autoridades educativas en las escuelas regulares niegan el acceso a niños con discapacidad aduciendo falta de recurso humano capacitado o de instalaciones apropiadas, prefieren referirlos a escuelas de educación especial obstruyendo que las personas con discapacidad puedan acceder a una educación primaria y secundaria inclusiva, de calidad y gratuita, en igualdad de condiciones con las demás, en la comunidad en que vivan, tal como lo establece la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y Protocolo Facultativo.

Descripción

Este Programa contribuye en la concientización de los diferentes estratos de la sociedad para la aceptación, reconocimiento y apoyo a la población con discapacidad en el área educativa para lograr que a los niños y niñas incluidos en las escuelas regulares se les propicie una educación de calidad en igualdad de condiciones con los demás. La implementación del curso de necesidades educativas especiales en el currículo de magisterio es de reciente incorporación el cual en esta primera fase es de naturaleza informativa por el poco conocimiento de los catedráticos responsables.  La mayoría de docentes graduados con anterioridad carecen de formación en discapacidad y metodología apropiada.

 

La presente propuesta tiene un enfoque de derechos humanos y se fundamenta en lo que establece la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y Protocolo Facultativo firmada y ratificada por el Estado de Guatemala (artículo 24) y las otras leyes de aplicación específica para el sector educativo.

 

Objetivo General

Mejorado el acceso a una educación básica y secundaria de buena calidad para niñas y niños marginados, para que tengan una mayor participación y oportunidades en la sociedad.

 

Objetivo Específico

Mejorado el acceso a una educación inclusiva de buena calidad para PCD´s mediante formación y practicas Inclusivas, para que tengan una mayor participación y oportunidades en la sociedad de 5 municipios de Sololá

Financiador

El programa de Fortalecimiento de la Educación Inclusiva es desarrollado gracias a  IM quién es una organización de ayuda sueca lucha contra la pobreza y la exclusión. La organización fue fundada en 1938 y opera en la actualidad en trece países de todo el mundo.

 

 

Para conocer más visita la página web: https://manniskohjalp.se/